White Light/White Heat (1968)

Autor: José Carlos.

The Velvet Underground a finales del mágico verano de 1967 era la misma formación que tocaba noche tras noche, sin elevar demasiado el volumen para no molestar a vecinos, en el Cafe Bizarre de Nueva York. Cuatro, sólo cuatro. Lou, John, Sterling y Maureen. Nico, Andy Warhol y todo lo que ello llevaba implícito, es decir, la Factory, desapareció para The Velvet Underground. Tras haber editado uno de los mejores trabajos discográficos de la historia, “The Velvet Underground and Nico” en 1967, con Andy y los suyos de por medio, con la Exploding Plastic Inevitable, con las danzas de Malanga al ritmo del sadomasoquismo en DO mayor, la banda decidió romper con toda esta sociedad de artistas y seguir adelante sin ellos, acompañados únicamente con sus instrumentos y con ese particular modo de entender la música.
Teniendo el aval de Andy Warhol, podríamos pensar, que es sinónimo de éxito, riqueza, fortuna, una garantía de estabilidad, de creatividad sin límite, nadie sería capaz de desprenderse por su propia voluntad del albino de oro. The Velvet Underground era una banda distinta al resto, eran personas distintas al resto, es por ello que sin ningún tipo de inconveniente, de molestia, quisieron desprenderse de Andy, esa era la única forma de evolucionar, de investigar sonidos, de hacer lo que les diera la gana, como y cuando quieran.

En septiembre de 1967, después de un periodo de descanso, el sello discográfico de The Velvet Underground, Verve, metió en un estudio a la banda junto a uno de los gurús del sonido más importantes, el productor Tom Wilson. Acompañando a este, como ingeniero de sonido otro maestro del sonido Gary Kellgren. En los Scepter Studios de Nueva York básicamente los protagonistas eran los cuatro miembros de The Velvet Underground dentro de la pecera y en el exterior, al otro lado del cristral, en las mesas, Tom Wilson y Gary Kellgren. Entre ellos forjaron el mejor trabajo de la Velvet, el más agresivo, el que rompió esquemas, el que cuestionó la estructura del rock y del pop, el álbum más saturado, un álbum para mayores de edad.
Dice la leyenda que se grabó en un día, sólo un día, en cambio, miembros de la banda lo desmienten, “fueron en tres” dicen. Independientemente de que sea en uno o tres días, se hizo extremadamente rápido. Sin tiempo para ensayar antes de meterse en el estudio, se dedicaron a experimentar dentro del mismo, con alguna que otra estrofa escrita y varios riffs de guitarra se emprendieron en una grabación sin tener nada pensado, tres días de trabajo extremo, sólo haciendo pausas para ingerir algún líquido, sándwiches y anfetaminas.

White Light/White Heat empieza con la canción que da título al álbum, White Light/White Heat. Nada más escuchar este tema apreciamos que estamos ante algo distinto a lo escuchado en el Banana, en el The Velvet Underground and Nico. En primer lugar nos preguntamos como puede ser que suene tan distorsionado y melódico a la vez, suave, saturado. La forma de cantar de Lou Reed en este álbum es insuperable, la fuerza y la sinceridad con la que lo hace se refleja muy bien escuchando el primer corte del álbum. Prosiguiendo con la escucha del primer tema del álbum llegamos a la devastadora parte final, en la cual John Cale se confirma como el bajista más agresivo y talentoso del planeta, intentar explicar, describir, los últimos treinta segundos de White Light/White Heat resulta una práctica casi absurda, lo mejor es escucharlo y sacar cada uno conclusiones.Para mí, esos últimos instantes son como si me dieran una soberana paliza al oído, causando una hemorragia interna de incredulidad y placer. La temática de la canción es un guiño a la anfetamina, una descripción de primera mano de sus efectos, la droga que consumen Lou y John, haciendo que sus mandíbulas quisieran desprenderse de sus caras, eso decía John. La música y la lírica copulan de forma perfecta en todo el álbum, un ejemplo de ello es la siguiente canción, The Gift. Para muchos el mejor tema de la Velvet. Teniendo una base instrumental, “The Booker T”, transforman dicha melodía instrumental en un viaje de sonidos, dejando paso al relato escrito de Lou Reed y a la narración del mismo por parte de John Cale, haciendo que música y letra cabalgue a la par sin ninguna imperfección. Este tema en poco más de ocho minutos nos introduce en una oscura historia, la de Waldo Jeffers, un joven enamorado, que decide transportarse a si mismo en una caja al domicilio de su novia, con tan mala fortuna que le abren el cráneo fruto de un accidente. La materia gris de Reed queda patente en este segundo tema del álbum, poesía. Lady Godiva´s Operation , tercer corte del álbum, de una operación de cerebro trata el tema, sin saber la temática de la lírica se percibe la tensión. El tema más delicado y suave de todo el álbum, los instrumentos se combinan perfectamente, creando una atmósfera perfecta, la mejor del álbum. Otra genial atmósfera es la de Here She Comes Now, la canción más corta del álbum, apenas dos minutos, una perfecta condensación de lírica repetida, punteos ácidos y delicadeza. Estos cuatro cortes cierran la Cara A del White Light/White Heat. La línea instrumental que sigue el álbum es clara, diferenciada, las canciones hablan el mismo idioma. Distorsión saturada, fuerte, mezclada con la suavidad pop. Nadie podría hacer lo que hizo la Velvet en este álbum, es imposible mezclar tan bien la distorsión, suena extremadamente fuerte pero a la vez nítida, esto es cosa de genios.

Pasando a la Cara B, adelantar que sigue la misma línea musical instrumental, solo que rompiendo válvulas, amplificadores, poniendo el sonido en el 10, no importa lo alta que esté la música. Dicha Cara B contiene dos canciones, la primera de ellas es I Heard Her Call My Name, cara b del único single del álbum, White Light/White Heat. Este tema es distinto a todo, todo lo hecho en música en la época de publicación del álbum, Enero de 1968. La canción empieza con un solo desgarrador, poético, agresivo, visceral de Lou Reed, el sonido es pesado, plomo. La forma de cantar de Reed en este tema es muy sincera, desgarrada, al escucharlo parece que sea la última canción que vaya a cantar en toda su vida. La instrumentación es muy avanzada para la época de publicación, escuchamos destellos de punk y heavy metal, una vez más The Velvet Underground demuestra que es una banda pionera. A pesar de ofrecer destellos de modernidad, el tema no deja de jugar con música primitiva, veáse la batería de Tucker. Esta Cara B es la parte más cruda del álbum, la más fuerte, la que rompieron los amplificadores VOX. Si el tema anterior nos parece imbatible en cuanto a fuerza es que no hemos escuchado nunca la sinfonía callejera negra por excelencia en la música. Sister Ray, el tema más largo de la banda, más de diecisiete minutos de pura improvisación, no había posibilidad de repetir tomas, tenían que entrar y reventar los amplificadores, poner estos al diez, volverse locos, dejarse llevar por la música. Los largos pasajes de música con las guitarras de Morrison y Reed, la batería primitiva de Tucker y el órgano estupefaciente de Cale la convierten en el mejor tema del álbum. Sister Ray define perfectamente lo que es este álbum, distorsión al diez copulando entre algodones, haciendo que la lírica sea la perfecta pareja de la música. Con tal instrumentación, nos podemos imaginar que la letra sea extremadamente cruda, es cierto, narra la historia de una asesinato en el que nadie hace nada, todos están colocados de heroína en casa de unas prostitutas travestís con unos marineros de por medio, lírica con el sello Velvet y Reed, el participó de forma notoria en todos los temas del segundo trabajo discográfico de la banda, White Light/White Heat.

White Light/White Heat es imprescindible, el salto definitivo de la banda. En este trabajo encontraron el sonido The Velvet Underground, el que los caracteriza sobre el resto de formaciones del planeta. Su negra portada hace honor a la música y la lírica que contiene el interior, la biblia negra. Rock, pop, punk…música! estallando, dejando una cicatriz eterna.

Por cierto, el álbum fue un fracaso comercial, pero eso, a quién le importa?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s